Liderazgo Efectivo

El desafío de las empresas es lograr tres objetivos estratégicos de manera y simultánea en el largo plazo: lograr rentabilidad económica y social, servicios con una propuesta de valor para los clientes, y crear – hacia el interior – equipos comprometidos a través de la instalación del “espíritu del éxito”.
¿Cómo se logra esto?
Junto con tener equipos con las capacidades necesarias para abordar los negocios con una propuesta de valor diferenciada, y una estructura de costos competitiva, sin duda es necesario que las personas que la integran ejerzan un liderazgo moderno, capaz de “contagiar” buenas prácticas de gestión y contribuir a consolidar redes de relaciones positivas hacia fuera y hacia el interior también. El liderazgo moderno consiste en fortalecer las capacidades de dirección de equipos de gerentes, jefes y supervisores; pero también en establecer una “cultura de la excelencia”, en la que cada persona – independientemente de la posición que ocupe o de la
complejidad de lo que realiza – sienta que juega un rol fundamental para lograr resultados de alto desempeño.

Escrito por: